Embajada de Costa Rica

Ultimas Noticias

E-mail Imprimir PDF

 

El 16 de enero 2017 el Instituto Ibero-Americano realizará en cooperación con la Universidad de Humboldt en Berlín y la Embajada de Costa Rica en Alemania una lectura del escritor Carlos Fonseca.

Fecha: Lunes, 16 de enero 2017 a las 19:00 horas

Lugar: Simón-Bolívar-Saal, Instituto Ibero-Americano

Carlos Fonseca:
Coronel Lágrimas

A la altura de los Pirineos un anciano ermitaño se ha dado a la tarea de escribir la historia universal en clave íntima. ¿Qué esconde? Guiada por la obsesiva pero juguetona mirada de su narrador, Carlos Fonseca (San José / Costa Rica, 1987) traza en Coronel Lágrimas (2015) el esclarecimiento de este secreto vital. Comparte, de cierto modo, la caprichosa ambición de su protagonista: reducir el mundo a unas cuantas citas, a unas cuantas imágenes, a unos cuantos instantes…

En la charla Carlos Fonseca reflexiona sobre esta primera novela suya. Asimismo adelantará lo que tratará en su segunda novela Museo Animal, que se publicará en otoño de 2017.

Moderación: PD. Dr. Alexandra Ortiz-Wallner (Humboldt-Universität zu Berlin)

E-mail Imprimir PDF

La nación, actualizado el 19 de diciembre de 2016 a las 07:40 pm

POR Silvia Artavia G.

 

 

Dos investigadores y equipo de ‘supercomputación’ ayudarán a estudiar en el país al denominado cuarto estado de la materia

Una de las tareas es determinar los parámetros de temperatura y densidad que requiere el plasma para constituirse como generador energético

El Stellarator de Costa Rica 1 (SCR-1) tiene como objetivo aprovechar el plasma como fuente de energía limpia. (Rafael Pacheco)

 

 

Luego de haber captado el primer disparo de plasma para estudiar su potencial como fuente alternativa de energía, en junio de este 2016, el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) recibe otra buena noticia: una entidad alemana experta en la materia le brindará un buen empujón.

Se trata del Instituto Max Planck para Física de Plasmas, que aportará dos investigadores, ambos doctores en física de plasma y colaboradores activos de esta institución europea, quienes compartirán sus conocimiento con el equipo de ticos que busca utilizar el cuarto estado de la materia como un sustituto de la energía eléctrica.

La colaboración, además, le permitirá al ITCR hacer uso de un sistema de "supercomputación" con herramientas que sirven para simular y así calcular las condiciones de temperatura y densidad a las que debe llegar el plasma para liberar energía.

Proceso de selección

La ayuda tendrá una duración de dos años y se logró luego de una visita realizada por la Sociedad Max Planck -que alberga al instituto- a Costa Rica en mayo de este 2016.

En esa ocasión, la Sociedad instó a las universidades estatales costarricenses a presentar proyectos de investigación relevantes para, de esta forma, estrechar los vínculos de colaboración científica entre ambos países.

 

El ITCR presentó tres propuestas: dos en biotecnología y una en plasma llamada Simulación de escenarios de un sistema de calentamiento por ondas electrónicas Bernstein para el Stellarator SCR-1. Esta última, cuyo período de ejecución es de dos años, fue la que resultó acogida por la institución alemana y gracias a la cual será posible la colaboración.

El Stellarator de Costa Rica 1 (SCR-1) es un dispositivo experimental elaborado en el Laboratorio de Plasmas para Energía de Fusión y Aplicaciones del ITCR. Con este fue posible lograr ese disparo de plasma a mediados de año.

 

Pese a que existen varios dispositivos como este en el mundo, su importancia reside en que este hizo posible captar la partícula de plasma, tarea que resulta muy difícil en la mayoría de las ocasiones.

En el futuro

Iván Vargas, coordinador de este Laboratorio en el ITCR, comentó que lo que viene ahora, con la ayuda de los alemanes, es aumentar la temperatura y densidad del plasma por encima de la que se ha logrado hasta ahora con el Stellarator.

 

Con esta la máquina, han logrado que el plasma llegue una temperatura de 300.000° Celsius y a una densidad menor a un gramo de hidrógeno.

Según Vargas, si se pudiera llegar a un gramo de hidrógeno, sería posible producir 26.000 kilowatts/hora. En promedio, una casa en Costa Rica consume 300 kilowatts/hora por mes. Es decir, que con solo ese gramo se cubriría la energía demandada por 80 casas en un mes.

"Lo relevante para nosotros ahora es investigar el comportamiento del plasma y tratar de subir la densidad y la temperatura que hemos logrado, porque así nos acercamos más a las condiciones en las que este libera la energía", asegura.

Esta es catalogada como la energía del futuro, o bien, de las estrellas pues, justamente, lo que se busca es producirla en la Tierra de la misma forma en la que lo hacen estos astros.

"Esto revolucionaría por completo la forma en que el ser humano produce energía, pues el plasma no tiene impacto ambiental, no consume recursos naturales porque el combustible es el hidrógeno", concluyó el experto.

 

Página 8 de 28

Importante

atencion costarricenses

atencion extranjeros

Enlaces de Interes

comex

cancilleria

presidencia

vcrLogo

Facebook